N.º 6 De aquí y de ahora.Teatro Español Contemporáneo

sumario

EUDY

 

Ignacio del Moral Ituarte

PASCUAL,Itzíar
Eudy
Madrid, Fundación SGAE, 2014.
Premio Leopoldo Alas Mínguez.
Prólogos de Pablo Peinado y Carmen Losa.
ISBN: 978-84-80488600, 90 págs.

 

Una de la virtudes que puede tener un texto de ficción (teatral o de cualquier otra índole) es que su lectura lleve al lector (y, en el caso del texto dramático, al hipotético espectador) a terrenos desconocidos; que le hable de realidades lejanas a su experiencia. Casi todos los textos teatrales tratan de realidades cercanas al espectador, mostrándoselas a través del artificio artístico y proponiéndole y animándole a una observación y análisis de la realidad circundante, o incluso íntima, vista con cierta distancia.
Otros textos, en cambio, nos llevan a conocer personajes, lugares, realidades distintas a las nuestras, aumentando así nuestro conocimiento del mundo, y sirviendo para estimular nuestro interés o nuestro compromiso por asuntos, causas o problemas de los que teníamos escasa o nula noticia.
Es el caso de Eudy , la interesante pieza de Itzíar Pascual, que nos sumerge en la Sudáfrica de los últimos años del apartheid a través del personaje real de Eudy Simelane, joven activista, conocida futbolista que murió asesinada en 2008 víctima del odio hacia los homosexuales.
Como expresa Pablo Peinado en su prólogo: «Eudy Simelane era una joven mujer negra, lesbiana y futbolista que vivió en la Sudáfrica del apartheid. Pero alguien decidió que ya no era negra, que ya no era mujer, que ya no era ni siquiera ser humano… sólo una lesbiana».
Eudy llegó a ser una figura reconocida en su país, especialmente cuando fue seleccionada para formar parte de la selección nacional de fútbol femenino .
De nada le valió a Eudy el fin del apartheid, la llegada de Mandela a la presidencia, las mejoras de las condiciones de vida de la población negra en Sudáfrica: como en cualquier parte del mundo, los derechos de las mujeres no son una prioridad en la lucha política. Como lesbiana, fue una maldita entre las malditas mujer. Su condición sexual le costó la vida. La Transición sudafricana, como la nuestra, fue incompleta: no llegó a calar en lo profundo, no acabó de dar lugar a una nueva forma de ciudadanía: mantuvo vivos muchos de los peores atavismos sociales y culturales.
Eudy es, ante todo, un poderoso texto sobre la homofobia en África… y en cualquier otra parte del mundo. La violencia racista ejercida sobre la población negra se repite contra los que por alguna razón son distintos. Y esto nos devuelve, tras un viaje por el continente africano. al corazón mismo de nuestra sociedad, en la que se producen los mismos fenómenos: siempre hay marginados entre los marginados, maltratados por los maltratados.
Pero, como no podía ser de otra manera, Eudy es un hermoso artefacto poético y dramático. El texto de Itziar Pascual adopta maneras de tragedia, con la figura de un Coro y un Corifeo. Pero su escritura se desarrolla con sencillez, sin altisonancias: resuenan en ella los ecos de los relatos africanos procedentes de la tradición oral. La imágenes surgen de manera natural y nos sumergen en una África dual, feroz y a ratos hermosa. El discurso fluye por cauces de poesía y cotidianidad, pespunteada de magia, energía, violencia y terror: La presencia del mal va incrementando su espesor hasta llegar a su clímax en una escena en que la belleza de los recitados provoca una intensa sensación de horror e impotencia.
Sólo en un par de ocasiones la autora considera necesario interrumpir el relato, detener el juego poético y teatral para ejercer la denuncia de forma directa, con el dato escalofriante, reproduciendo sendas intervenciones de la activista Zakhe Sowello ante la Comisión para la Promoción de los Derechos de los Grupos de Riesgo. La poesía deja paso a la denuncia, por si sentíamos la tentación de dejarnos seducir por la belleza.
Itziar Pascual ostenta ya una destacada trayectoria como dramaturga, y también como ensayista y profesora en la RESAD.
Eudy fue galardonada con el Premio Leopoldo Alas Mínguez, que premia textos de reflexión sobre la diversidad sexual. Es, ante todo, un texto vibrante, necesario y muy bello.

 

artículo siguientevolver al sumario


www.aat.es