N.º 3 Mejor pensarlo dos veces. Ensayo

sumario

José ROMERA CASTILLO (ed.). Teatro e internet en la primera década del siglo XXITeatro en internet e internet en el teatro

Helen Freear-Papio
College of the Holy Cross

José ROMERA CASTILLO (ed.).
Teatro e internet en la primera década del siglo XXI,
Madrid, Verbum, 2013. (Serie Verbum Ensayo).
560 pp. 21,11 €.
ISBN: 978-84-7962-891-8.

Siempre a la vanguardia de los estudios teatrales, el Centro de Investigación de Semiótica Literaria, Teatral y Nuevas Tecnologías (SELITEN@T) publica las Actas de su XXII Seminario Internacional, Teatro e internet en la primera década del siglo XXI. En su introducción al volumen (11-32), José Romera Castillo (director del SELITEN@T) recopila una extensa bibliografía (incluyendo enlaces de sitios web), presenta los trece seminarios SELITEN@T dedicados al teatro, con énfasis particular en los tres enfocados en el análisis del teatro-literatura y nuevas tecnologías (los de los años 1996, 2003 y 2012) y resume los artículos de un número concreto de la revista del SELITEN@T, Signa, el del 2008, titulado “Sobre teatro y nuevas tecnologías”. Concluye su introducción afirmando que el SELITEN@T no sólo es la sede del mayor número de estudios sobre el teatro español en la segunda mitad del siglo XX y primera década del siglo XXI, sino que es también “uno de los pioneros puntuales del estudio de las relaciones del teatro con las nuevas tecnologías” (p. 32).

El volumen se divide en cinco capítulos y en el primero, Panoramas, se publican las sesiones plenarias de los estudiosos invitados. Cada trabajo incluye información muy pormenorizada del estado de la investigación teatral en internet tanto de distintos períodos históricos como de otros subgéneros teatrales. Berta Muñoz Cáliz empieza con una exposición exhaustiva de las múltiples fuentes en la red para la investigación del teatro español de los siglos XX y XXI (pp. 33-60). Incluye centros de investigación, archivos de prensa y enlaces a todo tipo de documentación (audiovisual, sonora, materias promocionales, reseñas, revistas, tesis, actas y bases de datos bibliográficos). Miguel Ángel Pérez Priego habla de la presencia del teatro medieval (e incorpora en esta clasificación otras ceremonias teatrales como los momos, los torneos, las entradas reales o el espectáculo juglaresco) en la web (pp. 61-69). Tras notar la presencia en la red de muchas sociedades internacionales, señala los sitios españoles donde se puede hallar textos digitalizados, grabaciones y folios de códices entre muchos otros recursos. Germán Vega García-Luengos enfoca su estudio en el teatro del Siglo de Oro y proporciona datos de textos teatrales digitalizados, de bibliotecas virtuales, de equipos de investigación y de compañías teatrales (pp. 70-96). Julio Vélez Sainz y Juan Carlos Bayo Julve presentan su proyecto en curso, el Corpus Electrónico de Teatro Breve Español (El CORTBE); su meta es “hacer accesible el corpus de obras dramáticas breves de diecinueve autores de los siglos XVII y XVIII” (pp. 97-107). Ana M.ª Freire nos ofrece un panorama de los textos, estudios, fondos audiovisuales y portales de dramaturgos de los siglos XVII y XIX (pp. 108-118). Mª Pilar Espín Templado y Gerardo Fernández San Emeterio reúnen datos sobre la presencia del teatro lírico (zarzuelas, operetas y óperas) en internet: bases de datos, diccionarios, historia, discografía, filmografía, reseñas, y bibliotecas virtuales (pp. 119-139). Fernando Olaya Pérez analiza la presencia de la dramaturgia actual (autores, textos, casa editoriales) en castellano en la red y lamenta la falta de organización cohesiva de esta información (pp. 140-152). Cierra este apartado el estudio de María Isabel Lozano Palacios en el cual documenta la presencia creciente en el internet de la literatura dramática infantil (pp. 153-168).

En el segundo capítulo, Los dramaturgos reflexionan, Luis Araújo, Diana de Paco Serrano y Jerónimo López Mozo hacen unas observaciones sobre el rol del internet en el teatro contemporáneo. En su ensayo “Un intento de escritura dramática global (Algunas consideraciones derivadas del proceso de creación de Dios está muy lejos)” (pp. 169-179), Luis Araújo discute los obstáculos y los beneficios de la incorporación de nuevas tecnologías en el teatro actual, haciendo hincapié en los posibles riesgos destructivos para el futuro del teatro si la tecnología llega a dominar en vez de complementar lo que pasa en el escenario. Explica el proceso de creación de su obra inédita Dios está muy lejos y que la inclusión de los grupos de chat permite que su protagonista hable con varias personas de otros países dándoles así alcance global a su temática humana. En su ponencia “¿Una nueva protagonista? El papel del internet en nuestros textos dramáticos” (pp. 180-194), Diana de Paco Serrano empieza con unas reflexiones sobre la revolución creada por las nuevas tecnologías antes de mostrar cómo éstas han adquirido protagonismo en algunas de sus obras (PCP, Abuela Matrix, Desconectados, y Aire para Hikikomri). Además, señala el poder investigativo de la web en las búsquedas que hizo para poder escribir El secreto de la luz, obra sobre sectas religiosas satánicas. Admite la influencia en su teatro más reciente (De mutuo acuerdo y Obsession Street) del nuevo lenguaje “corto” de comunicación electrónica (de whatsApp, sms o de los chats) y su poder deshumanizador. Concluye su presentación hablando de un proyecto web suyo, Proyecto teatral a la Carta y cómo la red ya es un instrumento fundamental para la difusión de textos. En su intervención “Internet: de herramienta útil a materia dramática” (195-218), Jerónimo López Mozo describe la rapidez con que la se incorporaron las nuevas tecnologías en la totalidad del mundo teatral (autores, editores, compañías teatrales, empresas, actores, investigadores etc.) y el impacto inmediato que tuvieron al facilitar la comunicación y la dispersión de información. Sin embargo, observa que la incorporación de la tecnología a los textos teatrales / espectáculos mismos, como tema principal ha sido mucho más lenta. Empezando con Naufragar en Internet (1999) de Jesús Campos, López Mozo enumera y hace un breve análisis textual de varias obras españolas (publicadas o estrenadas) con contenido tecnológico desde 1999 hasta nuestros días. Menciona 24/7(2004) de Yolanda Pallín, José Ramón Fernández y Javier Yagüe; Grooming (2012) de Paco Bezerra; PCP (2010) de Diana de Paco Serrano; Tras la puerta (2012) de Diana Isabel Luque Sánchez; Dios está muy lejos (inédita) de Luis Araújo; Bits (2011) de Antonia Bueno; Hojas de algún calendario (2011) de Juana Escabias; y una versión teatral española de la novela de Daniel Glattauer (austriaco), Contra el viento del norte (2011). Tan elegante en su prosa como siempre, López Mozo advierte: “Responsabilidad de los autores es que la poesía del teatro no sucumba a la frialdad de la tecnología y que la representación escénica conserve su condición de arte vivo” (p. 217).

Los últimos tres capítulos del volumen incluyen las comunicaciones que se presentaron en el XXIII Seminario Internacional del SELITEN@T y estas conferencias demuestran una vez más la profundidad del alcance de la tecnología en todos los aspectos de la producción teatral en España. En el capítulo tercero, Nuevas modalidades teatrales, hay tres trabajos que describen algunas innovaciones tecnológicas y cómo se las puede aplicar al teatro: T. López Pellisa, “Teatro de robots: actores mecánicos y con alma de software” (pp. 219-234); I. Marcillas Piquer, “Flashmobs: la transformación de la dramaturgia a través de las redes sociales” (pp. 235-249); y R. Murias Carracedo, “El crowdfunding: otra forma de financiarse, ¿otra forma de hacer teatro?” (pp. 250-262). El capítulo cuarto, Teatro en diversas zonas de España, ofrece cinco instantáneas de la riqueza y diversidad del teatro regional: R. Chimeno Fernández, “Teatro asturiano: una visión (virtual) del mundo” (pp. 263-275); M. A. Jiménez Aguilar, “La contribución de Internet al fomento del teatro en Málaga durante la primera década del siglo XXI” (pp. 276-291); N. Aburto González, “Presencia del teatro vasco (Vizcaya/Bizkaia) en Internet (2000-2009)” (pp. 292-306); R. de la Torre Rodríguez, “La presencia en Internet de compañías de teatro gallegas (2000-2009)” (pp. 307-319); O. Nieto Yusta, “Los escenógrafos de la Compañía Nacional de Teatro Clásico e Internet” (pp. 320-337). El último capítulo del libro contiene diecisiete intervenciones bajo el título que se explica por sí mismo, Sobre autores, obras y espectáculo. Incluye los siguientes trabajos: J. I. García Garzón, “Internet como elemento dramático (Grooming, Tras la puerta y otros espectáculos)” (pp. 339-344); A. Casado Vegas, “Internet en el teatro de Aitana Galán y Paco Bezerra” (pp. 345-356); M. Rodríguez Alonso, “Grooming ο Alicia en el país de las ventanas indiscretas. Del ciberespacio al escenario” (pp. 357-371); C. García Rodríguez, “Teatro e Internet: diagnostico terminal de una sociedad líquida (A. de Santos, J. Campos, Α. Liddell, D. de Paco y J. Escabias)” (pp. 372-387); L. Bueno, “Juego de identidad en Internet: varias propuestas dramáticas contemporáneas (Α. Bueno, J. Escabias y J. P. Heras)” (pp. 388-402); E. Garnier, “De los dos lados de la webcam: Venecia, una performance de Angélica Liddell” (pp. 403-419); S. Trecca, “El paradigma cibernético en PCP, de Diana de Paco Serrano” (pp. 420-432); A. Sedano Solís, “José Ricardo Morales e Internet” (pp. 433-447); S. Báez Ayala,“Hipertextualidad y recepción: rizomas teatrales de José Moreno Arenas” (pp. 448-462); M. J. Orozco Vera, “Esto es lo que hay, espectáculo de Carmen Ruiz-Mingorance, sobre las Pulgas dramáticas de José Moreno Arenas” (pp. 463-477); S. Cabrerizo Romero, “Sobre público y visualidad en los entornos virtuales de relación, a través de Seedbed: failed .versión (2011), de Javi Moreno” (pp. 478-486); M. Bienvenido Fons Sastre, “Marcel-lí Antúnez y la sistematurgia: proyecto Membrana y el actor expandido” (pp. 487-500); E.Α. Mijare Verdín, “Proyecto Twitter en la dramaturgia mexicana.com: un par de ejemplos (Carlos Vigil y Richard Viqueira)” (pp. 501-513); M. de Lima Munizy M. Andrade Rocha,“La relación de la presencia áurica del actor y los vídeos del YouTube en la escena improvisada del espectáculo Links” (pp. 514-521); M. Sanfilippo, “Giacomo Verde: la palabra tecnológica de un digital storyteller” (pp. 522-532); M. J. Sánchez Montes, “Realidades virtuales: Johannes Birringer” (pp. 533-545); y M. A. Grandes Rosales, “Tecnologías de la performance digital en Johannes Birringer” (pp. 546-556).

Ha resultado imposible en esta reseña presentar cada uno de los trabajos con el detalle que se merece. La cantidad de información para investigadores y la riqueza de los estudios teóricos y textuales del presente volumen de Romera Castillo muestran que no sólo se trata de un campo importante sino que aún queda mucho por decir. Quisiera concluir esta reseña con la esperanza de que este volumen se publique algún día en la red, puesto que al leerlo el lector tiene que resistir la inclinación de ir a su ordenador para hacer clic en todos los enlaces que se mencionan. De hecho, tomo ventaja de la naturaleza digital de Leer teatro para incluir aquí un enlace fundamental: http://www.uned.es/centro-investigacion-SELITEN@T/.

artículo siguientevolver al sumario


www.aat.es