N.º 49Dramaturgia española en el escenario internacional

 

Apunte sobre el teatro español
en [un lugar de] Suiza

Gabriela Cordone
Université de Lausanne

Dando curso a la invitación de la redacción de Las puertas del drama, permítaseme brindar aquí un panorama acerca del teatro español en Suiza. Quisiera advertir, de entrada, que se tratará de una visión personal y parcial –por la falta de archivos y datos sistematizados–, limitada mayoritariamente al territorio lingüístico francófono y, por ello, llamada a ser completada con datos provenientes de los territorios lingüísticos alemán e italiano, que no abordaremos aquí.

Por lo que he podido observar, se puede acceder al conocimiento del teatro español en Suiza de dos maneras: a través de puestas en escena profesionales y no profesionales, por un lado, y por la vía de la lectura y estudio de sus textos en universidades y liceos, por otro.

La oferta teatral, en la región francófona, es muy nutrida y variada, animada por compañías suizas, extranjeras y transnacionales. El paso de artistas y de obras de autoras españolas [1] tiene, como telón de fondo, una gestión artística de las instituciones teatrales volcada hacia la innovación y la originalidad, como veremos en el breve repaso de obras –de las que he tenido noticia– que se han podido ver en Suiza.

Jornada de estudio en torno al teatro de Jesús Campos GarcíaPor otro lado, el estudio del teatro español en nuestras universidades ocupa un lugar de privilegio en cátedras como las de las universidades de Lausanne, Ginebra, Neuchâtel, a través del estudio académico de obras de todos los períodos literarios. A modo de ilustración, en lo que concierne el teatro español actual, en la Universidad de Lausanne se organizan, regularmente, jornadas de estudio en torno a una dramaturga y, en este sentido, ya pudimos contar con la visita de Juan Mayorga, Itziar Pascual, José Moreno Arenas y Jesús Campos García.

En los institutos, el idioma español es una asignatura optativa de especialización, pero la elección de textos estudiados queda supeditada a la voluntad de las profesoras. Para incentivar el conocimiento del teatro hispano, la Sección de español de la Universidad de Lausanne ha organizado, en el mes de noviembre, para todos los docentes de instituto, una jornada de formación continua en torno al teatro en el aula de español lengua extranjera (ELE), con la presencia de la dramaturga Itziar Pascual, y las profesoras Ana Contreras Elvira y Alicia Blas, de la RESAD.

La tortuga de Darwin's Tortoise by Juan MayorgaComo veremos, en la vertiente de las puestas en escena, el teatro contemporáneo ocupa un lugar privilegiado en las programaciones del teatro suizo, aunque también algunos de nuestros clásicos han pisado las tablas helvéticas en los últimos años. Así, en versión francesa, el público francófono ha podido asistir a tres obras de Juan Mayorga, La tortuga de Darwin y El chico de la última fila, por la Compagnie du Théâtre des Osses, en Friburgo,  y Himmelweg, en la ciudad de Bienne, por la Compagnie Entre Chiens et Loups, de Bruselas. Señalemos un detalle impactante para las conocedoras de esta última obra: en una de las funciones de Himmelweg, estaba presente, entre el público, un nieto de Maurice Rossel…

En versión original, sobretitulada en francés, cinco obras de Angélica Liddell ocuparon la crítica y el debate del público ginebrino: El año de Ricardo, Ping Pang Qiu y Te haré invencible con mi derrota en el Théâtre Saint-Gervais, por la compañía de la autora, Atra Bilis. En el Festival de la Bâtie, también en Ginebra, se pudieron ver Primera carta de San Pablo a los Corintios y Esta breve tragedia de la carne. Estas dos últimas piezas se pusieron en escena también en el Théâtre de Vidy (Lausanne), junto con Tandy y Cantata BWV 4, Christ lag in Todesbanden.

Te haré invencible con mi derrota, de Angélica Liddell. (Théâtre Saint-Gervais, 2016)

Te haré invencible con mi derrota, de Angélica Liddell. (Théâtre Saint-Gervais, 2016) 1

Mencionemos, en este panorama, una nota curiosa: dos compañías asociadas suizo-canadiense (Les Célebrants y Théâtre Complice, respectivamente) pondrá en escena en 2018 Un si gentil garçon, adaptación al teatro de la novela del madrileño Javier Gutiérrez, Un buen chico, en el Théâtre de La Grange de Dorigny. El Théâtre de La Grange de Dorigny –institución asociada a la Universidad de Lausanne– ya había incursionado en el teatro hispano a través de obras de Rodrigo García (Le boucher espagnol), Pedro Almodóvar (La Vénus des lavabos) y de la ineludible Casa de Bernarda Alba.

Federico García Lorca en scèneEl teatro lorquiano es quizá, para el espectador suizo, sinónimo de “teatro español”. La Fondation Jan Michalski pour l’écriture et la littérature, en Montricher, acaba de dedicarle a Federico García Lorca una extraordinaria exposición centrada en el teatro lorquiano, sus temas y la recepción de sus obras “a través de una selección de archivos –manuscritos, primeras ediciones, afiches, programas, dibujos, vestuario, decorados, películas y fotos–”, bajo la dirección de Lluís Pasqual y Frederic Amat. En este mismo marco, tuvieron lugar unas lecturas dramatizadas en español, Leyendo a Lorca, interpretadas por Irene Escolar.

En otro contexto, subieron a estos escenarios las versiones francófonas de obras como Doña Rosita la soltera, por el Theater an der Ruhr en el marco del Festival de teatro de Basilea, y Bodas de sangre, por el prolífico director de origen colombiano, Omar Porras. A él y a su compañía de Teatro Malandro se le debe una importante incursión en el teatro clásico, con una puesta de Lope de Vega del Peribáñez (Pedro y el Comendador), así como también de la obra cumbre de Tirso de Molina (El Don Juan).

Si tout est vrai, ne m’endors pas, versión libre inspirada en La vida es sueño, de Calderón de la Barca

Si tout est vrai, ne m’endors pas, versión libre inspirada en La vida es sueño, de Calderón de la Barca.

Calderón de la Barca ha sido y sigue siendo un autor de referencia en estos lares: en la temporada 2017 del Théâtre du Grütli (Ginebra) se pone en escena Si tout est vrai, ne m’endors pas, adaptación libre de La vida es sueño, con textos de Calderón. Unos años atrás, la Comédie de Genève había ya programado La vie est un songe.

Cerremos este parcial panorama de obras y autores que han sido dados a conocer en Suiza en los últimos años, con un fenómeno particular: El teatro del mundo de Einsiedeln. Se trata de un espectáculo al aire libre, inspirado de El gran teatro del mundo, de Calderón de la Barca, que se representa –en dialecto suizo-alemán– cada cinco o diez años en la plaza de la abadía de Einsiedeln. La primera presentación tuvo lugar en 1924 y, desde entonces, casi un millón de espectadores suizos asistieron a la representación.

Paralelamente al teatro profesional, mayoritariamente traducido del español, debemos mencionar la ingente labor de grupos de teatro aficionado y el importante papel que asumen en el seno de las diversas comunidades españolas presentes en Suiza. Asociaciones o agrupaciones universitarias trabajan, con mucho mérito, los grandes nombres del teatro en español. Detengámonos en dos grupos, a modo de ejemplo. Asociada a la Universidad de Zúrich, la compañía Los Comicastros viene desarrollando desde 1987 una tarea ejemplar en la difusión del teatro en español, con la puesta en escena de obras de Belbel, Casona, López Rubio, Jardiel Poncela, Lope de Vega, Fernán Gómez, Mihura… Otro tanto ocurre en Lausanne en donde, desde hace treinta años y con rigurosa regularidad, la asociación Grupo de Teatro Español de Lausanne (GTEL) realiza un valiente trabajo de promoción del teatro en español y de integración multicultural. Desde 1985, año de su creación, han llevado a las tablas obras de Santiago Moncada, Alfonso Paso, María Manuela Reina, Antonio Gala, Buero Vallejo, y un largo etcétera…

 

EL TEATRO EN SUIZA

Como adelantábamos al inicio de estas líneas, el multilingüismo suizo (francés, alemán, italiano y retorrománico) hace que no exista una tradición teatral homogénea sino propia a cada región lingüística. El denso tejido del teatro suizo está alimentado de coproducciones con importantes teatros europeos, escuelas especializadas de teatro y de escenografía (cf. Unión de teatros suizos, www.theatre.ch).

Las sensibilidades de cada una de las tres regiones se ven forzosamente atraídas por las culturas de su entorno de mayor impacto: la Suiza francófona apuntará a Francia, la germanófona a Alemania y Austria, y la Suiza italiana a Italia. Sin embargo, gracias a la labor de traducción y de sobretitulados, observamos una importante permeabilidad en la proveniencia de obras, autoras y autores, compañías e idiomas. Recordemos que las puestas en escena de Angélica Liddell se llevaron a cabo en español. Una cierta cantidad de piezas teatrales son representadas en el idioma original –y el español está muy presente, fenómeno acrecentado por las compañías hispanoamericanas visitan nuestro país de manera regular. Así y todo, es innegable que conocimiento del teatro español en Suiza pasa por el fomento y el financiamiento de traducciones de calidad, y por propuestas de escenificaciones innovadoras que le den cabida en el exigente entramado teatral suizo.

 

 

 

Artículo siguienteVer sumario

Notas

  1. Empleamos el género femenino con carácter universal.↵ Volver al texto
Copyrights fotografías
  1. Fuente: http://www.saintgervais.ch/programme/detail/te-hare-invencible-con-mi-derrota↵ Ver foto

www.aat.es